Nueva escritora: ¡Yako!

¡Nueva escritora! Como estáis viendo, la gente se va uniendo poco a poco al blog, haciendolo crecer y llenarlo de contenido. ¡Muchas gracias a todos! 

Acaba la frase:
El motor de mi vida es…  pensar. Me paso la mayor parte del día pensando en cualquier cosa. Desde pensamientos sobre algo que esté ocurriendo en ese mismo momento, hasta quien sabe dónde. Soy propensa a pensar en hechos pasados no muy buenos, pero es lo que tiene ponerse a pensar, que no siempre acabas teniendo pensamientos bonitos.

Nunca perdonaría… una traición. Tolero todo menos ello. Desde una amistad poco duradera, hasta una de hace bastantes años.

Y sin embargo… sigo adelante. Me trago el dolor y continúo el camino de mi vida.

Tu casa se incendia. Tienes que huir. Tienes 3 segundos para salvar… lo que pille. No tengo objetos de valor, tanto en dinero como personal, pero si cosas que les tengo aprecio. Pero son tantas que cuando decidiera cogerlas, no podría con todas. Además que lo que de verdad tiene un gran valor está en tu interior, y eso jamás se va a perder.

De la situación más dura de mi vida aprendí... a no confiar en nadie, a ser madura, aprender el significado del dolor y a afrontar los peligros/temores que se interpongan en mi vida.

Me vuelve loca… no poder expresar con exactitud lo que pienso y siento. Siempre siento que paso por alto algún detalle crucial.

Leer es para mí… uno de los mayores placeres de la vida; algo muy gratificante. Hay libro que te enseñan valores, de los cuales aprendes experiencias; otros simplemente de aventura; y millones, pero sea el género que sea, leer un buen libro, siempre te ayuda a relajarte, y a veces a evadir la realidad por un rato.

Cuando escribo siento… liberación. Es, junto con la lectura, uno de los mayores placeres de la vida. Ya sea un relato, historia, novela, que se quedará en tu imaginación y en el lugar que lo hayas escrito; y/o en las mentes y corazones de los lectores, dado el caso de que escribas para publicar. Sea lo que sea, sientes tu imaginación volar. Sentir lo que sienten tus personajes, vivir las situaciones/escenas como si estuvieran pasando de verdad.

Sin sentido del humor no hubiera podido… sonreír. Habría vivido siempre en la tristeza y el dolor, y no podría a ver seguido avanzando.

Defínete en tres palabras: imaginativa, alegre y callada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario