Solo la noche me ayudará a escapar (Capítulo 9)

-          ¿Y qué? ¿Cuántos años? Me piensas arrebatar la vida, hasta que cumpla setenta años y sea un viejo, tú estarás igual de atractivo. Me abandonarás, y habré desperdiciado mi vida mientras que tú te irás a buscar a otro joven ¡Déjame vivir!

-          ¡PARA UN VAMPIRO ESO ES LO DE MENOS! Me da igual que envejezcas, ¿te crees que no lo sé? Misaki, eres muy pequeño aun para pensar en eso. Por favor quiéreme.

De repente, se oyó ruido…mucho ruido afuera ¿quién sería? Todos gritaba “Usami” diría que eran dos o tres personas, abrí los ojos un poco sorprendido. Mis lágrimas habían parado y Usami se erizó.

-          Espera aquí.

-          No, quiero ir contigo.

-          No.

-          ¿No querías que fueramos una relación? Empecemos por confiar el uno en el otro –dije serio.

-          Joder…está bien, pero no te separes de mi lado.



Abrío una de las largas ventanas, y lo vimos…había un barco encallado en la playa. De él salían tres personas, una rubia con el pelo largo y un poco ondulado. Vestía una chaqueta blanca y una falda que no le llegaba a la rodilla complementándolos con unos tacones. Se le hacía difícil caminar por la arena, ya que se iba tambaleando.

El otro llevaba gafas, de esas que llevaban los jóvenes de mi edad para hacerse los modernos. Llevaba una cresta cortita, su tono de piel era moreno e iba sin camiseta solo con unos bermudas de color amarillo y unas chanclas.

Y él último era castaño, con un flequillo como el mío pero su cuerpo estaba mucho más trabajado. Se notaba que era el más alto de los tres y venía de trae negro.

-          Te hemos estado buscando mucho tiempo, ¿sabes? –preguntó la rubia riéndose- Oh pero si es un humano…¿nos lo comemos?


-Emili, ni se te ocurra. Es mío -intervino Usagi, poniéndose delante de mí.

-¿En serio? ¿has hecho a un humano tuyo? Qué pena, tenía buena pinta -contestó la mujer, pasando por nuestro lado. Mirándome con desprecio.

-Me alegro Akihiko, pensaba que no lo ibas a hacer nunca. Así que, ¿tú eres? -preguntó el chico de gafas agachándose para quedar a mi altura-. Yo Yofri.

-Mi nombre es Misaki -musité, bastante cohibido.

-Que nombre más Japonés, pero no es feo. Oye Akihiko, ¿nos pones unas cervezas? -preguntó o más bien afirmó el chico que tenía cuerpo de gimnasio.

-Sírvete Carlos -contestó el que se supone que era mi novio, o raptor. No sabía ya que eramos-. Misaki, será mejor que entremos, ¿quieres? -puso su mano en mi hombro, asentí levemente.

-Estamos tan cansados... esto de ir en barco me marea. Quién diría que estoy muerta -rió la rubia.

-¿Qué os trae por aquí? No creo que vengáis solo de visita -dijo Usami, sentándose en uno de los sofás junto conmigo.

-Nos comentó tu padre que te escondías aquí y bueno, algunos problemas legales. Somos tus amigos, nos escondemos contigo, ¿no te parece bien? ¿Hay problemas en el paraíso acaso? -había adivinado, tenía toda la razón. Aunque yo no le llamaría paraíso ni de lejos.

-No es tu problema. ¿Problemas legales? No es mi culpa que defraudéis a hacienda, no os quiero aquí.

-Tranquilo Akihiko, nos quedaremos en la otra casa de la isla -dijo Yofri, abrazándolo por detrás. Parado, agachándose un poco para pasar sus manos por el cuello de Usami, bastante cariñoso. ¿Había otra casa? Bueno, mejor dicho mansión... y porqué abrazaba así a mi pareja. En fin, no me tendría que molestar, yo ya no le quería...o eso pensaba yo.
-Además, no es solo eso. Akihiko, no queríamos decírtelo pero...tienes una orden de captura, al igual que nosotros tres. Tenemos una recompensa cada uno -aclaró Carlos, causando la impresión en Usami.

-¿Qué? -preguntó sorprendido.

-Mira -dijo Emili, extendiendo cuatro carteles de recompensa en la mesa.


Eran bastante claros.

“Emili Portman 34.000.000”

“Yofri Jackman 28.000.000”

“Carlos Menester 40.000.000”

“Usami Akihiko 42.000.000”

-Será mejor que dejes escapar a este humano, si no quieres que te vea morir -confesó suspirando, la de cabellos dorado claro.


















Emili Portman, está inspirada en esta imagen de la cantante Shakira.



















Yofri Jackman está inspirado en el cantante Austin Mahone.














Y Carlos Menester está inspirado en el actor Hugh Jackman. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario