¿Quieres el trabajo? Entonces Ámame. CAPÍTULO 4.


- Misaki, quedate aquí conmigo –Le abrazó- Eres mio
- Usagi san, no soy tuyo –Suspiró- Soy mio y tu eres tuyo suéltame –Dijo apartándolo cuidadosamente- No volveré tarde


El menor con esas palabras salió del apartamento dejando al mayor solitario, le encantaba ese niño pero si lo dejaba mucho tiempo a sus anchas se le escaparía, tenía que hacerle entender que iba a ser solo de él.

Las horas pasaban y el menor no había dado ninguna señal de vida, estaba de los nervios ¿Qué estaría haciendo? Quería llamarlo y localizarlo para traerlo a rastras a casa pero sabía que eso no le gustaría nada a SU pequeño, así que decidió llamar a la editora mounstro, mejor dicho…Aikawa.

-   ¿Aikawa? Oye,  cállate y escuchame. –dijo molesto ya que la escritora le había empezado a gritar como una histérica- Misaki se fue hace horas, aún no ha vuelto y lo quiero aquí, conmigo ¿Qué puedo hacer?

Al otro lado lo escuchaba una peli roja que no podía dejar de pensar en lo inmaduro y caprichoso que era el gran Usami Akihiko sensei ganador de innumerables premios. No dejaba de ser un hombre atrapado en una mente caprichosa de adolescente rico.

-  A ver, tranquilidad Usami sensei Misaki kun es un adolescente, estará con un amigo por ahí además usted sabe que no misaki no se puede permitir meter en ningún lio, porque lo están buscando. ¿Ha hecho algo al respecto? –Se mantuvo tranquila-
-   Si, la trabajadora social me dijo que me lo podía quedar a cambio de que mantuviera el orfanato. Pero deja eso de lado, dime que hago no quiero que Misaki se acerque a nadie.  –Se empezaba a enfadar-
- ¿Cómo dice? ¿Está pagando por tener a Misaki a su lado? ¿Y que clase de trabajadora es esa? Creo que a Misaki kun no le gustaría si supiera lo que me está diciendo, en fin no sé deje que disfrute aún és un adolescente, tiene que entenderle. –Algo no le gustaba-
-  Agh, Aikawa no me sirves de nada, adiós  -Colgó rápidamente con su actitud prepotente, como siempre-
¿Qué tenía que hacer? Quería a Misaki, quería que estuviera con él, que dependiera absolutamente de él.  –Sonó el teléfono cosa que le esperanzó y fue a cogerlo rápidamente-
- ¿Usagi san? –Dijo el menor inocentemente-
-  ¡Misaki, me tenias preocupado! ¿Dónde estás? –Respondió agitado-
- Ahm, estoy con Sumi senpai me quedare con él esta noche en su casa volveré mañana ¿si? –Intentó sonar seguro para darle confianza al mayor-

¿Qué le estaba diciendo? Estaba claro que no lo iba a dejar quedarse en casa ajena, y menos con otro chico!

-  No, claro que no. Dime donde estas, que te voy a buscar.  –Sonó serio-
-  Pero Usagi san ya le dije a sumi senpai que si, por favor dejame quedarme aquí –Pidió el menor-
-  Acaso ¿ te olvidas de que te están buscando? –Dio en el clavo, y lo sabía-
-  Lo sé, pero sumi senpai dijo que… -No pudo seguir ya que lo interrumpió el mayor-
- No. Dime donde estas ahora mismo si no quieres que me enfade –Siguió serio ya un poco intranquilo-
-  Entiendo, la dirección és… -Resopló-
- Voy a buscarte –Dijo colgando el teléfono-

Cogió rápidamente las llaves de su coche y partió en busca de su amado, sabía que Misaki estaba triste en ese momento pero el haría que se le pasará.

Llegó a la dirección que le había proporcionado el menor, bajó del coche y fue a tocar el timbre de la casa, le parecía un poco cutre la casa la suya era mucho mejor ¿Cómo podía Misaki querer quedarse a dormir ahí? Tocó el timbre y le abrió la puerta un joven de pelo gris un poco más bajo que el y con anteojos. Era feo, eso le tranquilizaba ya que Misaki no podía permitirse estar con alguien como él.

- Hola Usami sensei –Sonrió- Pase por favor
- No quiero, solo vengo a buscar a Misaki –Respondió serio-
- U-usagi san –Dijo nervioso el menor apareciendo por detrás de su amigo-
- Vamonos Misaki –Dijo cogiéndolo de la mano arrastrándolo hacia la salida yéndose con él-
-  Usami sensei, espero que no le haya sido molestia. Misaki acuérdate de lo del Sábado –Dijo revolviéndole el cabello el poco tiempo que tuvo ya que el mayor lo arrastró al coche y partió rápidamente del lugar-

Ya en el coche había retomado una conversación normal solo que el menor lo estaba regañando ¿Cómo se atrevía alguiena regañarle? Lo dejó porque era Misaki, pero nadie en su vida lo había regañado, excepto Aikawa pero ella definitivamente no era una persona.

- Usagi san tenias que haber sido más cortés con Sumi senpai –Reclamaba un poco molesto-
- No me da buena sensación, no es buena influencia –Sentenció-  Además ¿Qué es eso del sábado?
- No lo conoces, así que no lo juzgues –Frunció el ceño-  Bueno me invitó a salir una noche de fiesta, irán amigos suyos que entraran a la universidad, así que iré para intentar integrarme –Dijo nervioso-
- Jajaja –Se rió el escritor- está claro que no iras Misaki.
-  ¿Cómo que no? –Frunció el ceño más notoriamente-

Comentarios

  1. noooo pobre misaki

    yo que el lo dejo y me voy con aikawa

    ajajajja

    conty conty

    ResponderEliminar
  2. Que interesante!! cuando la continuación?? :D
    quiero saber más jejeje :D

    ResponderEliminar
  3. me encanto espero que lo continúes , y tambien espero que en una de tus fanfics usagi san muera ¡seria hermoso!

    ResponderEliminar