Nada es lo que parece "Mi compañero es sexy" (capítulo 5)

Una semana había transcurrido desde que Evans le conto a Chris sobre su “relación” con Aitor. Una semana donde el moreno se había vuelto muy distante con el rubio, lo cual a este último lo desconcertaba.

-No resultara…-Susurro completamente triste Evans, una vez Aitor llego a desayunar con él.

-Tienes que esperar, esto no es de un día para otro-Dijo intentando calmarlo.

-¡Pero ya ha pasado una semana!-Alego y suspiro-Además a pesar de que me dijo que no estaba enojado conmigo, me evita-Le echo mas azúcar a su café-Será mejor terminar con esto-Recomendó mirándolo serio. Aitor lo miro de la misma manera y negó.

-Dame un mes-Pidió, Evans lo miro sin comprender-En un mes hare que Chris se enamore de ti, pero si no funciona acabamos con toda esta farsa ¿Si?-Pregunto expectante. El rubio medito unos segundos y termino asintiendo.

-Solo un mes…-Dijo antes de darle un sorbo a su café.

-“Si, un mes. Espero lograr en ese tiempo enamorarte, antes de que Chris se dé cuenta de lo que realmente siente por ti”-Pensó.



Henry llego a la sala, encontrándosela completamente vacía. Sonrió, ya que agradecía que por lo menos no escuchara bulla desde temprano. Se sentó en su puesto, junto a la ventana y cerró los ojos, recordando fugazmente las palabras que Nicholas le había dicho hace una semana “Si no cambias, te castigare dándote besos hasta que aprendas a no ser hipócrita”

-Idiota…-Susurro levemente sonrojado-“Se merece que lo ignore”-Pensó y en eso sintió que la puerta se abrió. Henry miro en dirección a esta y se extraño de ver entrar a un chico de tés blanca, alto, ojos violetas y pelo castaño. El desconocido buscaba algo con la mirada y se sorprendió al encontrarse con unos ojos negros que lo miraban curioso.

-¡Hola!-Saludo yendo donde él. Henry sonrió amable.

-¡Hola!

-Oye… ¿No has encontrado de casualidad un condón?-Pregunto con calma. El moreno lo miro sorprendido y negó levemente sonrojado. El castaño rio-¡Era broma!-Exclamo divertido-¡Debiste haber visto tu cara!

-¡Idiota!-Grito molesto el moreno-“¡Maldición! ¡Otro imbécil que me saca de mis casillas!”-Pensó.

-Calma, niño. Solo era una broma. No es para que te enojes, pero debo admitir que para ser de 3ª eres muy inocente-Comento con una sonrisa. Henry desvió la mirada apenado.

-Cállate-Susurro cortante.

-No te enojes-Pidió desordenándole el pelo-Por cierto, soy Adams ¿Y tú?-Pregunto curioso. Henry lo miro serio.

-Henry-Contesto sin muchas ganas.

-Bueno, Henry. Debo irme ¡Te veré otro día!-Dijo despidiéndose y marchándose luego. Henry suspiro.

-Y yo que quería paz…-Susurro fastidiado.



Chris se encontraba en clases de artes pintando un cuadro o eso intentaba, ya que desde hace unos días su imaginación se encuentra algo bloqueada.

-Si sigo con este bloqueo me sacare una mala nota…-Susurro molesto consigo mismo. En eso llego la profesora.

-¿Qué pasa, Chris? Tú eres uno de mis mejores alumnos-Comento seria. El moreno suspiro.

-No se preocupe. Lo tendré listo el día de la entrega-Prometió mirándola de reojo. La profesora asintió.

-Eso espero-Dijo antes de caminar hasta uno de sus compañeros.

-Maldición…-Susurro-“Cada vez que me molesto con Evans, no puedo pintar”-Pensó fastidiado-“Sera mejor amigarme con él, antes de terminar con promedio rojo en esta materia”-Se dijo.



Henry miraba entretenido el agua de la piscina mientras se mojaba los pies. Él junto a una compañera de clases, eran los únicos que no hacían clases de natación, aun así les permitían estar junto con los demás.

-¿Esta helada?-Pregunto una chica rubia, de tés entre morena y blanca, y de ojos cafés, sentándose junto a Henry, pero sin meter los pies a la piscina.

-Algo-Contesto con una sonrisa-, pero después te acostumbras Erika-Agrego. La chica asintió.

-Este ya es el segundo año en el que somos los únicos que no nadamos-Comento mirando luego al moreno-¿Aun te da miedo?-Dijo señalando el agua. Henry asintió con lentitud, sumido en sus pensamientos.

-Un trauma no se borra tan fácilmente-Contesto algo triste. Erika guardo silencio, ya que sabia porque Henry le tenía miedo a nadar, bueno en realidad era la única que lo sabía.

-Qué guapo…-Susurro de repente la chica. Henry la miro extrañado-Nicholas, es tan…-Se sonrojo al darse cuenta que el moreno la miraba-Digo…-Se levanto avergonzada y camino hasta donde unas amigas. Henry curioso, busco con la vista al castaño, pero no lo encontró.

-¿A quién buscas?-Pregunto una voz cerca de su oreja. Henry mío sonrojado a su lado y como esperaba estaba el castaño parado junto a él.

-A nadie…-Contesto molesto, pero luego se puso a apreciar el cuerpo del otro-“Tiene un poco de músculos”-Pensó sorprendido-“Yo soy un enclenque a su lado”-Pensó algo molesto, pero su mirada comenzó a bajar.

-¿A dónde estás mirando?-Pregunto divertido Nicholas. Henry se coloco más rojo que un tomate.

-¡No miraba eso!-Grito levantándose, pero justo en ese momento un chico paso corriendo por su lado, pasándolo a llevar y haciendo que el moreno perdiera el equilibrio y cayera al agua.

-¡Henry!-Exclamo Erika preocupada. La chica justo volvía a donde el moreno porque la clase iba a comenzar, pero se sorprendió al ver al otro caer al agua-¡Nicholas, ayúdalo!-Pidió, pero el castaño la miro extrañado.

-Puede nadar él mis…

-¡No sabe nadar!

Con solo escuchar eso, Nicholas miro el agua notando que el moreno solo se hundía, ni siquiera intentaba subir a la superficie. Preocupado salto al agua.

Henry por su parte se encontraba paralizado del susto. Cerró los ojos, pero las imagines de ese día en el que comenzó a temerle al agua se le venían a la mente. Se tapo la boca para no votar el escaso aire que tenia. En eso sintió que toco el fondo de la piscina.

-“Voy a morir ahogado”-Pensó temeroso. En eso soltó el aire y comenzó a desesperar, pero justo cuando creía que era su fin, sintió que alguien lo beso para darle aire. Abrió lentamente los ojos y se sorprendió al ver que era Nicholas, este se separo y le dio una leve sonrisa, llevándolo luego a la superficie. Una vez Henry salió de la piscina las lagrimas comenzaron a salirle. Erika lo ayudo a levantarse y le paso una toalla.

-Nicholas, Erika. Llévenlo a enfermería para que lo revisen-Ordeno el profesor. Los dos chicos asintieron y se llevaron consigo a Henry.



Aitor bostezo, ya que estaba sumamente casado por haber dormido solo un par de horas. Se encontraba en clases de matemáticas y lo único que interesante era el profesor, ya que este era joven, de tés morena, pelo negro y ojos verdes, pero aun así, a pesar de que para él el profesor sea sexy, sentía que le hablaba en chino.

-“Aunque trate de poner atención no entiendo nada”-Pensó fastidiado y le echo una vista general a la clase, encontrándose con su hermano gemelo-“Adams, siempre presta atención en clases. Bueno solo en las de matemáticas”-Miro nuevamente al frente y vio que la pizarra tenia mas números que antes-“Este profesor me odia”-Se dijo comenzando a escribir, pero se detuvo, ya que por un momento pensó que el profesor lo miro con algo de ¿deseo? ¿Lujuria?  Negó-De seguro estoy delirando…-Susurro y siguió anotando los números.



La enfermera reviso a Henry y solo le recomendó que descansara en su habitación. Nicholas le ordeno a Erika que le fuera a avisar a la profesora mientras él acompañaba al moreno a la pieza. Una vez en esta, el castaño estallo.

-¡¿Pero qué diablos haces en clases de natación si no sabes nadar?!-Pregunto alterado. Henry solo lo miro-¿No me contestaras?-Pregunto molesto-¡Maldición!-Grito sumamente enojado. El moreno solo lo escuchaba-Todos estaban al otro extremo de la piscina, con la profesora. Si Erika no hubiera estado, si ella no me hubiese avisado TU estarías muerto, porque ni siquiera fuiste capaz de intentar por ti mismo llegar a la superficie-Dijo severo.

-¿Terminaste?-Pregunto en un hilo de voz y sentándose en la cama.

-Por ahora si-Contesto y luego suspiro. Se acerco a Henry y se incoo frente a él, secándole la lagrima que rodaba por su mejilla.

-Aun tienes miedo-No pregunto, sino afirmo.

-Tenía miedo…-Susurro-No podía moverme…

-Calma…-Se sentó a su lado y lo abrazo con cariño-Calma…-Repitió. Henry le correspondió el abrazo.

-¿Te puedo pedir algo?-Pregunto algo inseguro. Nicholas lo miro-Puedes…-Se sonrojo-¿Darme un beso para calmarme?-Nick se sorprendió y Henry bajo la mirada avergonzado.

-Eso no se pide…-Dijo antes de de alzarle el rostro y darle un tierno y cálido beso. El castaño no supo cuanto tiempo estuvieron así, besándome, explorando la boca del otro, separándose escasos centímetros para tomar aire y volver a besarse. Lo único que sabía era que le encantaba, que se sentía bien sintiendo los labios de Henry moverse torpemente, de seguro porque nunca antes había besado. Sonrió en el beso ante ese pensamiento. Le encantaba el moreno. Su carácter fuerte, pero con un toque de inocencia. La manera en que se sonrojaba cuando le decía algo y también lo dulce que se veía cuando dormía, porque si, él esperaba a que el moreno se quedara para poder obsérvalo, delinear su rostro y darle un fugaz beso lleno de ternura.

Se separo con lentitud del moreno dejando que un hilo de saliva fuera lo único que uniera sus bocas. Se mordió el labio inferior deseoso de volver a besarlo, ya que Henry estaba sonrojado, con la boca entreabierta y los labios rojos de tanto besarse.

-Eres tan sexy…-Le susurro al oído mordiéndole la oreja. Henry no pudo evitar soltar un jadeo-¿Me estas provocando?

-Yo…-El moreno lo miro completamente rojo-Yo…

Todos los créditos para Yulie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario